Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro de Pb
Vie Nov 07, 2014 2:53 pm por Alexander Koslov

» Personajes de la saga
Mar Nov 04, 2014 5:53 am por Davina Claire

» Busco a mi creador (Vampiro)
Mar Sep 16, 2014 10:21 pm por Miranda Stone

» Datos de afiliación
Jue Sep 04, 2014 10:35 pm por Administración

» Registro de Amuletos
Sáb Ago 30, 2014 3:56 pm por Lost Girl

» Petición de Casa
Dom Jul 21, 2013 12:14 pm por Lost Girl

» Nothing left to say, take my breath away... No one puts it down like me.
Vie Jun 21, 2013 11:30 am por Gabrielle Withcomb

» Datos extras sobre razas
Miér Mayo 15, 2013 9:58 pm por Alice in Wonderland

» Reglamento
Lun Mayo 13, 2013 3:56 pm por Connie

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Jue Jul 11, 2013 10:42 pm.

Nothing left to say, take my breath away... No one puts it down like me.

Ir abajo

Nothing left to say, take my breath away... No one puts it down like me.

Mensaje por Gabrielle Withcomb el Vie Jun 21, 2013 11:30 am

Había dejado a Rick con una de las trabajadoras de la asociación de madres solteras para poder ir con el grupo de la iglesia antes de llegar a trabajar. Todo aquello se había convertido en una rutina; Llevaba a Rick al colegio, hacia las cosas de casa y la comida, le recogía, pasábamos la tarde juntos... Pero a las siete de la tarde, la niñera de turno de la asociación llegaba para bañar, dar de cenar y acostar a mi hijo mientras yo acudía a la iglesia del centro para las charlas que daban allí de apoyo a madres solteras. Me había costado tiempo acostumbrarme a responder al nombre de Gabrielle en lugar de al mío propio, Rebecca, pero finalmente me había podido asentar en un sitio más o menos anónimo, en el que mi hijo tenía unos amigos y podía salir a la calle sin que yo sufriera un ataque de histeria.

Pero una vez que salí del centro de la ciudad, subiéndome a mi coche para conducir hasta las afueras la mochila del asiento de mi copiloto brillaba como si se burlara de mí. Nunca me vestía antes de llegar al Iron, como si quisiera separar la mujer que era allí dentro de la madre respetable que intentaba ser durante el día, por eso la sensación de que tenía unos ojos en mi espalda apretaron mi pecho mientras cruzaba desde mi coche hasta la puerta del local, donde Mike me esperaba cruzado de brazos para hacerme la misma pregunta de todos los días. Siempre, cada día durante los últimos seis meses, Mike me ofrecía una salida de aquel lugar. Un préstamo que devolvería a plazos y así poder olvidarme de transformarme cada noche, pero el orgullo me obligaba a rechazarlo cada noche, diciéndome que no quería caridad de nadie, aun sabiendo que el dueño del Iron Mask lo hacía con toda su buena intención.

De ese modo, entre al camerino abriendo mi mochila. El minivestido negro que usaba allí, mis maquillajes y aquellos tacones ridículamente altos fueron saliendo de allí mientras me quitaba los vaqueros y mi camiseta rosa. Nunca, jamás me vestía de negro fuera de allí, se había convertido en un color que odiaba y se me hacia sucio. Me coloque aquello, soltando mi pelo para que cayera desordenado y acabe de maquillarme, guardando mis ropas en la mochila y dejándola en la taquilla con "Gabrielle" en la puerta, mirándome en el espejo para tomar aire un par de veces antes de salir a la sala donde la música y los hombres tanto vestidos con cuero y piercings como los trajeados bailaban pegados a mis compañeras o las emborrachaban en los reservados.



Gabrielle Withcomb

If I had a dime for every single time you ever made me cry,  I'd be a millionaire


Spoiler:




avatar
Gabrielle Withcomb

Humαno

Cantidad de envíos : 4
Fecha de inscripción : 31/05/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.